sábado, 17 de junio de 2017

LOS TESOROS DEL NAUFRAGIO DE LA INCREIBLE de DAMIEN HIRST



“Los tesoros del naufragio de la Increíble”  (Treasures from the wreck of the Unvelievable) - la extravagancia veneciana de la década de Damien Hirst - son tan increíbles como su título lo implica. Nunca  se ha  visto un espectáculo más grande. El artista ha llenado no uno sino dos museos con cientos de objetos en mármol, oro y bronce, cristal, jade y malaquita - héroes, dioses y leviatanes supuestamente perdidos en un naufragio legendario hace 2.000 años y ahora levantado desde el Océano Índico. Es a su vez maravilloso y bello, prodigioso, cómico y monstruoso.

Tesoros del naufragio del 'Increíble', que permanecerá abierta en la laguna veneciana hasta el 3 de diciembre, está concebida como una superproducción de aventuras. En la primera planta del Palazzo Grassi, palacete de mármol blanco que parece reflejarse en el Gran Canal, un vídeo, en el perfecto pastiche del Discovery Channel, da la bienvenida. En él, un grupo de buceadores extraen obras de arte de las profundidades marinas. Forman parte de la colección de Cif Amotan II, esclavo otomano liberado en los días del Imperio Romano, cuyo navío, al que llamó Apistos (o “increíble” en griego antiguo) se hundió en las costas de Zanzíbar hace dos mil años. En el barco transportaba la grandiosa colección que amasó al recuperar su libertad, compuesta por fastuosas esculturas, joyas deslumbrantes y valiosas monedas, que quedaron hundidas en el fondo del mar.
Entre una estatua de Nefertiti y otra inspirada por Transformers, su mecenas, François Pinault, observaba el resultado en un silencio sepulcral. Se ha acusado al magnate del  lujo, propietario del  doble espacio expositivo de la Punta della Dogana y el Palazzo Grassi  y poseedor de una gran colección de arte (en la que figuran, por lo menos, quince obras de Hirst), de orquestar este aparatoso regreso con el objetivo de revaluar la obra del artista británico, que en los últimos tiempos había perdido valor. “No puedo evitar esos comentarios, pero no es [una iniciativa] comercial. Se trata de mostrar el arte que me gusta”, ha dicho a The New York Times. El precio de las nuevas obras de Hirst oscilaría entre los 470.000 y los 4,7 millones de euros.


Lo que Hirst presenta ahora, según el relato concebido para la exposición, no sería más que las obras extraviadas entonces, impregnadas de los colores que les prestaron las algas y el coral. En la colección, encontrada en 2008 y rescatada con el concurso del artista, figuran bustos egipcios y torsos griegos, estatuillas de mármol y budas en bronce oscuro, medusas de cristal y discos monolíticos aztecas. En total, 200 obras se suceden por los pasillos. Muchas de ellas, de tamaño monumental. En el patio central del edificio se erige un coloso de 18 metros.  Es auténtico también, en resina pintada, el monumental "Demonio con cuenco" que recibe en el atrio del Palazzo Grassi y que seguramente se convertirá en obra fetiche de Hirst, como la calavera ("For the love of God") cubierta de diamantes que en 2007 se vendió por 74 millones de euros.

La cuestión de la creencia está en el aire incluso antes de entrar en la Punta della Dogana . Fuera de la antigua aduana hay una estatua de tamaño natural de un hombre en un caballo de cría, ambos estrechados por una serpiente monumental. El rostro del hombre es un rictus aterrorizado, el caballo vigorosamente anatómico en su cada vena de pie - esta es la estatua clásica Laocoonte.  Es a la vez impresionante e hiperbólica, con tonos de las películas generadas por ordenador. La gente lo toca para ver si la sustancia blanca centelleante es real, que es: mármol de Carrara, de hecho. Y sin embargo, parece falso, como en muchas de las obras de Hirst, lo verdadero y lo falso se entremezclan.

Un vistazo del coral azul sintético, o el Versase en la cabeza de oro cuidadosamente desalojado del fondo del mar, debe dar el juego de distancia, incluso antes de ver el increíble "tesoro". Pero de nuevo, estos son en un verdadero sentido enterrado tesoros: enterrado y luego redescubierto, la  broma ya es más sutil que muchos de los objetos; Esto es arte para un mundo que siempre ha rodeado a .Damián Hirst.

Aquí hay una mujer que lleva una espada montada sobre un gigantesco oso de bronce y una piedra de calendario de tamaño de una gran rueda  hecha por los aztecas (un anacronismo que ha desconcertado a los historiadores, según los títulos de los museos). Aquí hay guerreros de piedra hierática y cimitarras oxidadas, esfinges dañadas por la salmuera y una magnífica talla de Cerberus de tres cabezas. Los discos dorados y las tabletas de plata resplandecen en vitrinas iluminadas, sus inscripciones, e incluso el lenguaje en el que están escritas, son misteriosas.
A veces el objeto puede ser familiar - un busto faraónico, digamos, sólo marginalmente adaptado con los rasgos de un famoso rapero. Cada uno es exquisitamente esculpido que nos inspira al mismo tiempo,  el temor y la maravilla (y el choque) de las civilizaciones antiguas. Hay un fuerte sentido de la alegría de Hirst como un niño en el Museo Británico; Y posiblemente como un padre también. Mire de cerca y verá que una larga espada perdida está estampada con el membrete de un parque temático” SeaWorld" y varias pequeñas figuras, cubiertas de coral, resultan ser Transformers.

Poco a poco se hace evidente que no se trata sólo de una espectacular combinación de narración, invención visual y humor de construcción lenta, sino una meditación sobre la creencia y la verdad. Algunos visitantes fueron claramente persuadidos por toda esta falsa antigüedad. Y esto a pesar de innumerables pistas: un busto de una pseudo-Nerfertitti sospechosamente con la cara de Rihanna; La cabeza de la Medusa es una repetición en 3D de la obra maestra de Caravaggio; "Made in China" está impreso, aunque en la parte posterior, de una estatua.

En la aduana del siglo XVIII, los objetos originales aparecen recubiertos de algas  y erosionado como si se elevan directamente de las aguas brillantes del   Gran Canal, en la segunda mitad del espectáculo en el Palazzo Grassi , reaparecen - daños reparados, desaparecidos miembros recreados - como las inestimables posesiones de los ricos coleccionistas que una vez vivieron en ese palacio. Y luego otra vez, reducido en cristal de roca u oro, como las chucherías para el salón rococó.

Este ha sido el propio modelo de negocios de Hirst durante décadas - reciclando sus obras en diferentes tamaños, medios y precios. Y mientras él puede burlarse de sus millonarios.   El peor de los escándalos en el Palazzo Grassi es un horrendo cuadro de tamaño natural tallado en puro lapislázuli de Andrómeda encadenado a su roca y amenazado no sólo por el monstruo marino, sino por un gigantesco tiburón que nace del agua, una obra sobre Spielberg y  Hirst también,  por supuesto , con ondas rizadas de Hokusai.
El autorretrato de Hirst, Busto del colector.
El valor del arte, su significado y su valor: ¿cómo están determinados por el mercado, o con nuestros ojos? Estas cuestiones vitales son convocadas por el contraste entre los dos lugares, entre las creaciones excepcionales en la aduana y sus costosas réplicas knock-offs en el palacio.
La exposición de la Bienal de Venezia es una predicción de su propio futuro. Cuando el espectáculo termina, cada trabajo estará a la venta si no lo está ya. Los coleccionistas que no pueden albergar a un monstruo muckle todavía pueden comprar un dibujo firmado "In this Dream" (otro anagrama personal). Pero es imposible creer más que esto es lo que realmente cuenta para Damien Hirst . La verdadera obra de arte fue en toda la visión asombrosa, el espectáculo de una vida - su maravilloso museo inventado.


 Tesoros de la ruina de lo increíble es en la Punta della Dogana y Palazzo Grassi, Venecia hasta el 3 de diciembre

lunes, 12 de junio de 2017

MANZONI: MIERDA DE ARTISTA


El Arte Conceptual, heredero de múltiples ideas y tendencias, como todos, pero de forma particularmente directa del dadaísmo de Duchamp y del surrealismo. El Arte Conceptual está a medio camino entre la filosofía y el arte. Se trata de una profunda reflexión sobre el significado del arte y sus implicaciones, no desde un punto de vista plástico, sino totalmente cerebral. Duchamp ya lo anticipaba con su urinario, pero los artistas que heredaron su batuta, lo llevaron al extremo.









En 1962 el famoso artista conceptual Piero Manzoni presento su polémica obra” mierda de artista”, que consistía en 90 latas cilíndricas de metal, de 30 gr. cada una, que contenia , según la etiquetas firmadas por el autor, sus propias heces. No sólo Manzoni enlató sus propias heces, sino que luego vendió las latas con la caca dentro, al precio al que se cotizaba el oro en aquella época. No sólo se vendieron todas, una de esas latas alcanzó un valor por encima de los 120.000€ en el mercado hace no demasiado tiempo. Si Manzoni levantara la cabeza de la tumba, seguramente seguiría riéndose.
Respecto a su contenido, nunca  se ha  puesto  en tela de juicio lo que afirmaba el autor. Incluso un coleccionista llegó a denunciar a un museo por hacérsela devuelto en  mal estado. Sin embargo, treinta años después de su muerte, Agosttino  Bonalumi, afirmaba que no es materia orgánica lo que hay dentro. “Si así fuere antes o después el metal se habría corrompida, provocando su salida” afirmando que lo que hay dentro es solo yeso e invita a abrir la lata que quiera para comprobarlo. De momento nadie se ha atrevido a profanar la obra de Manzoni.

La reflexión principal de Manzoni es sobre la figura del artista como creador de arte. Dado que lo que es arte, y lo que no lo es, está en un debate social, artístico y filosófico constante, Piero decide crear su propia definición de arte. El arte es aquello que el artista dice que es arte. Es más, aquello en lo que interviene el artista, directa o indirectamente, puede ser o ser arte, si el artista así lo desea convirtiéndose automáticamente en obras de arte. .

Con “Aire de Artista“, Manzoni infló varios globos con su propio aire. Al ser aire respirado por un artista, eso hacía que los globos se convirtieran de por sí en obras de arte.
Su serie de 70 huevos cocidos con un dedo suyo impreso en la cáscara, dotaba a los huevos del superpoder no sólo de ser obras de arte. Los visitantes que se comían los huevos, se convertían automáticamente en obras de arte.
No hay nada más que decir, solo hay que ser, solo hay que vivir”, escribió como conclusión de su texto “Dimensión libre” publicado en la revista Azimut, que él mismo había fundado. Manzoni fue hallado muerto en su estudio de Milán, a causa de un infarto de miocardio, el 6 de febrero de 1963, pocos meses antes de cumplir los 30 años.

.

LAS AMAZONAS


Rudyard Kipling escribió en un curioso poema que la hembra de cualquier especie, incluyendo la humana, es siempre más letal que el macho. Históricamente la guerra ha sido cosa de hombres y se ha excluido a las mujeres de la vanguardia de los ejércitos; sin embargo, la imagen de la mujer armada y peligrosa, blandiendo una espada o abatiendo enemigos con arco y flechas, abunda en la  mitología: LAS AMAZONAS.






 Estas mujeres guerreras han sido, desde sus orígenes, el punto de comienzo de numerosas leyendas. Entre todos estos mitos que giran a su alrededor, hay uno que las establece como las hijas de Ares con Harmonía, de ahí su carácter bélico tan conocido y característico. Poseían un reino propio,  situado en la región del Ponto, por lo que para los ojos de los antiguos griegos eran un pueblo eminentemente bárbaro.  Habían sido las primeras en montar y domesticar a los caballos. La relación era tan estrecha, que muchas de ellas contaban en sus nombres con la palabra hipo (Hipólita).
 Este reino se diferenciaba de los demás porque todo el poder, administración y organización recaía en las mujeres que lo conformaban. Fue Lisipe la primera que estableció que los hombres en las tribus de amazonas tendrían que realizar todas las tareas domésticas. Al ser un pueblo poblado solo por féminas, tenían lógicamente ciertos problemas para conservar preservar su raza. Para solucionar ese problema, tenían relaciones una vez al año con los hombres de los pueblos vecinos, como los Gágaros. 



En la primavera, grupos de jóvenes amazonas y de jóvenes gargarenses se reunían en la cumbre de la montaña que separaba sus territorios y, después de hacer un sacrificio conjunto, pasaban dos meses juntos. Cuando una amazona quedaba encinta, volvía a su ciudad. Las niñas, fruto de aquellas relaciones, se quedaban en su territorio y serían educadas según la moralidad y directrices de las amazonas. Los niños, por el contrario, o bien eran mutilados, asesinados, o enviados a sus padres. El término amazona, literalmente sin pecho, alude a la tradición conservada en las leyendas de que a las niñas las comprimían el pecho derecho para que pudieran utilizar el arco y lanzar las flechas sin ningún impedimento, mientras que el derecho se conservaba para amamantar a las nuevas amazonas.

Los principales héroes griegos se enfrentaron con estas amazonas;  así Heracles se enfrentó a las amazonas y a su reina Hipólita para arrebatarle su maravilloso ceñidor de oro. Como Heracles, Aquiles también tuvo que enfrentarse a las Amazonas, aunque , en este caso  fue en  la guerra de Troya, uno de los episodios más conocidos de la mitología griega, las Amazonas, comandadas por Pentesilea, fueron a auxiliar a los troyanos. En las primeras batallas contra los griegos, Pentesilea resultaba claramente la vencedora, hasta que se enfrentó con Aquiles, el cual la mató. De la misma forma Teseo y a  Alejandro Magno se le acredita haber mantenido sexo con una de ellas, la reina Talestris, que quería un hijo suyo.

Y vuelven a la actualidad de la mano de la  actriz israelí Gal Gadot que  se mete en la piel de la Mujer Maravilla, la princesa amazonas Diana de Themyscira. Hija de la poderosa Hipólita, reina de las Amazonas, desde su infancia fue entrenada para convertirse en una guerrera invencible en una isla paradisíaca oculta que sólo es habitada por amazonas con una cultura milenaria. La llegada de un piloto estadounidense, Steve Trevor, a la isla trastocará todo el equilibrio de esta sociedad de féminas. Trevor les informa que hay un duro conflicto en el exterior. Diana decidirá ayudar a la humanidad, luchando en una guerra que puede terminar, finalmente, con todos los conflictos bélicos. Será así como se convierta en la mítica Wonder Woman.


Un libro indispensable que llega en sincronía con Wonder Woman: Amazonas, guerreras del mundo antiguo, de Adrienne Meyer (Desperta Ferro, 2017), que revisa el mito y sostiene que está basado en la existencia real de mujeres guerreras entre los nómadas de los estepas, algo que fascinó a los griegos.